Buscar este blog

miércoles, 4 de abril de 2018

EXPOSICÓN "MURILLO Y LOS CAPUCHINOS"

El Club de Lectura Mateo Alemán ha visitado la exposición del Museo de Bellas Artes "Murillo y los Capuchinos".



El convento de Capuchinos de Sevilla fue fundado en 1627 en una capilla extramuros dedicada a las santas Justa y Rufina donde, según la tradición, habían sufrido martirio. En 1665 los franciscanos contrataron a Murillo para la ejecución de las pinturas de la iglesia. En los últimos meses de aquel año y gran parte de 1666, pinta y coloca el retablo mayor. Éste estaba presidido por el jubileo de la Porciúncula, rodeado por seis pinturas de asuntos devocionales, además del Arcángel san Miguel y el de la Guarda. La Virgen de Belén, llamada popularmente La Virgen de la Servilleta, realizada para el refectorio, y la Santa Faz se incorporaron al retablo en el siglo XVIII. En las capillas laterales del presbiterio se ubicaban la Anunciación y la Piedad.

                                             


EL JUBILEO DE LA PORCIÚNCULA



SANTO TOMÁS DE VILLANUEVA


SAN ANTONIO DE PADUA Y EL NIÑO

jueves, 1 de marzo de 2018

CASA PALACIO DE LOS PINELO


La Casa de los Pinelo fue construida, a partir de 1502, por el canónigo Jerónimo Pinelo, hijo del financiero genovés y jurado de Sevilla Francisco Pinelo, mediante la adquisición de varios inmuebles colindantes. Tras su muerte en 1520, fue vendida a la Fábrica de la Catedral, que mantuvo la propiedad hasta la Desamortización; durante dicha etapa se efectuaron varias segregaciones del edificio primitivo. Fue residencia de clérigos, especialmente de canónigos de la Catedral. Tras la Desamortización, pasó a manos de diferentes propietarios y conoció diversos usos. En 1885 se convirtió en la Pensión don Marcos, actividad que mantuvo hasta la década de 1960. En 1954 el inmueble fue declarado Monumento Nacional y, en 1965, según acuerdo municipal, el Ayuntamiento lo expropió para convertirlo en Museo de Historia de la Ciudad. Sin embargo, en 1972 lo cedió a la Dirección General de Bellas Artes, instalándose en la planta baja la Real Academia Sevillana de Buenas Letras y en la superior la de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría. Posteriormente, fue transferido a la Junta de Andalucía, e incluido, como Bien de Interés Cultural, en el inventario del conjunto monumental de Sevilla.


El edificio se ajusta a un prototipo de casas-palacio de origen medieval, enriquecido con elementos renacentistas. De ahí, sus afinidades estructurales y decorativas con otras casas sevillanas de la misma época, como la Casa de Pilatos o el Palacio de las Dueñas. Se organiza con más o menos irregularidades en torno a tres espacios abiertos: el apeadero, el patio y el jardín trasero. El patio posee galería de columnas en tres de sus frentes, con arcos decorados con yeserías renacentistas, producto de una reforma realizada en la década de 1540, que transformó otro precedente. Las yeserías fueron muy restauradas en el siglo XIX. En su entorno se encuentran los espacios más nobles de la Real Academia Sevillana de Buenas Letras, como son el Salón de Actos, con un bello friso de yeserías con las armas de los Pinelo, las salas de la Biblioteca y otras, que poseen los artesonados más antiguos de la casa, fechados con anterioridad a 1520. También hay que destacar la pequeña bóveda en el paso hacia la logia, actual Sala de Juntas, así como la escalera de acceso a la planta alta, con contrahuella de azulejos del siglo XVIII, y el artesonado que cubre la caja, ambos elementos fueron instalados en la restauración de los años setenta del siglo XX.

Al fondo se encuentra el jardín, al que se abre una logia con columnas de mármol. En este jardín se instaló una fuente manierista, procedente de una casa-palacio de la calle Levíes, en cuya hornacina se encuentra una estatua de Pomona, obra de Juan Luis Vasallo, procedente de la plaza de la Encarnación.